Cuatro barcos de rescate con mil inmigrantes a bordo aguardan a que Italia les deje desembarcar

Roma (EFE).- Los barcos de cuatro ONG que están frente a las costas de Italia a la espera de desembarcar a más de mil inmigrantes salvados en el Mediterráneo central denuncian escasez de víveres y una situación agravada por el mal tiempo, ante la negativa de las autoridades italianas a permitirles el desembarco.

El Gobierno italiano, que encabeza la ultraderechista Giorgia Meloni ha permitido a estas embarcaciones humanitarias entrar en aguas territoriales de Italia para guarecerse del temporal desatado en el canal de Sicilia pero les prohíbe atracar en un puerto y desembarcar a los rescatados.

En estos momentos hay cuatro naves con un total de 1.078 inmigrantes frente a las costas orientales de Sicilia.

Los cuatro barcos ONG con inmigrantes a bordo

Tres de ellas han aceptado entrar en aguas italianas: la Humanity 1, con bandera alemana y 179 inmigrantes; la Geo Barents de Médicos Sin Fronteras (MSF) con 572 rescatados y bandera noruega, y la también alemana Rise Above, con 93, dos de los cuales han sido evacuados a Italia por motivos médicos.

Mientras que una cuarta nave, la Ocean Viking, de SOS Méditerranée con otros 234 inmigrantes a bordo y bandera noruega, permanece fuera de las aguas territoriales italianas frente a la ciudad de Catania.

La postura del nuevo gobierno de Meloni

El Ejecutivo de Meloni mantiene su negativa a las ONG extranjeras, siguiendo la férrea política de puertos cerrados que impulso entre 2018 y 2019 el entonces ministro de Interior, Matteo Salvini, líder de la también ultraderechista Liga y actual vicepresidente del Gobierno y ministro de Infraestructuras.

El nuevo titular de Interior, Matteo Piantedosi, afirmó anoche que se permitirá la entrada en aguas territoriales a las ONG para guarecerse y que funcionarios italianos verificarán la situación a bordo, acogiendo únicamente a los inmigrantes más necesitados.

Después de ese control, devolverán al resto de rescatados a las naves humanitarias a aguas internacionales porque, según Roma, la acogida de estas personas es competencia de los estados de bandera de los barcos, es decir, de Alemania y Noruega.

Tensión entre inmigrantes y escasez de víveres

La situación degenera y en el caso del Rise Above, la pasada noche se vivieron algunos momentos de tensión y peleas entre los inmigrantes fruto de la desesperación, el frío y la lluvia, explicó a EFE su capitán, el español Marco Antonio Martínez.

En el Geo Barents empiezan a escasear los víveres para las personas que llevan a bordo desde que hace diez días. Entre el 27 y el 29 de octubre salvaron del mar a 572 personas (tres embarazadas, más de 60 menores y niños pequeños, el menor de solo 11 meses).

Dificultades en la higiene por la falta de agua y la aglomeración

La responsable de comunicación, Candida Lobes, lamentó que dada la aglomeración en estos momentos no pueden garantizar «altos estándares de higiene» y ya se propagan las infecciones respiratorias y de la piel.

«Hemos tenido que racionar el agua porque no hay suficiente dada la presencia prolongada a bordo de casi seiscientas personas. Nuestro suministro de alimentos se está agotando y esto es simplemente inaceptable», denunció.

El capitán del Humanity 1, Joachim, pidió «urgentemente» un puerto seguro en el que desembarcar porque la situación es precaria, con 179 inmigrantes que llevan casi dos semanas en cubierta y, además, en «poco tiempo» la embarcación se quedará sin comida.