Catargate: ¿Quién es quién en la trama de corrupción del Parlamento Europeo?

Javier Albisu |

Bruselas (EFE).- La vida política de Bruselas se ha visto sobresaltada en los últimos días por una presunta trama de sobornos en el Parlamento Europeo vinculada a Catar y Marruecos, cuyos principales protagonistas han pasado del anonimato público a las portadas de los medios de comunicación en toda Europa.

Estos son los principales implicados:

1. Eva Kaili: Antigua presentadora de televisión, eurodiputada socialdemócrata griega y una de las vicepresidentas del Parlamento Europeo hasta que se le ha retirado ese cargo a raíz del escándalo, Kaili, de 44 años, es el nombre más relevante de la trama corrupta.

La policía belga encontró cientos de miles de euros en el domicilio bruselense de la fotogénica política, lo que permitió su arresto pese a gozar de inmunidad parlamentaria, pues las autoridades belgas consideran que fue cazada cometiendo un delito «flagrante».

Kaili se encuentra en prisión preventiva e imputada por organización criminal, blanqueo de capitales y corrupción.

2. Francesco Giorgi: Asistente en la Eurocámara y pareja sentimental desde hace cinco años de Kaili, con quien tiene una hija, este italiano está imputado por los mismos cargos que su pareja.

Giorgi, de 35 años, se encuentra en prisión preventiva y, según el diario belga «Le Soir», ha confesado su participación en la trama en los interrogatorios y ha señalado a otros implicados.

3. Alexandros Kailis: Es el padre de Kaili, a quien la policía detuvo cuando salía de un hotel de Bruselas con bolsas de dinero en efectivo.

4. Pier Antonio Panzeri: Exdiputado europeo entre 2004 y 2019, antiguo líder sindical y fundador de la ONG Fight Impunity (Lucha contra la impunidad), este socialdemócrata italiano, de 67 años, sería el protagonista central del esquema de sobornos. La policía belga encontró en su domicilio 700.000 euros en metálico.

Imagen de archivo del, entonces, presidente del subcomité de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, el italiano Pier Antonio Panzeri (c), durante una visita a un campamento de rohinyás en Bangaldesh, en 2018.
Imagen de archivo del, entonces, presidente del subcomité de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, el italiano Pier Antonio Panzeri (c), durante una visita a un campamento de rohinyás en Bangaldesh, en 2018. EFE/ Abir Abdullah

5. Maria Colleoni y Silvia Panzeri: La esposa y la hija de Panzeri han sido detenidas en Italia a petición de la Justicia belga, que a partir de escuchas telefónicas considera que ayudaban al político en sus actividades ilícitas.

6. Niccolo Figa-Talamanca: Es un lobista italiano y secretario general de la ONG No peace Without Justice (No hay paz sin justicia), que comparte sede social con Fight Impunity en un pequeño edificio de Bruselas (41 de la rue Ducale).

Figa-Talamanca también se encuentra imputado y ha quedado en libertad aunque está obligado a llevar un brazalete electrónico.

7. Marc Tarabella: Europarlamentario desde 2009, este socialdemócrata belga, de 59 años, ha sido suspendido tanto de su partido en Bélgica como del grupo socialista en la Eurocámara ante las sospechas de que formaba parte de la organización corrupta después de que la policía registrara su despacho en el Parlamento Europeo y su vivienda.

Tarabella, que es vicepresidente de la Delegación del Parlamento Europeo para las Relaciones con la Península Arábiga (DARP), asegura que nunca recibió «ningún regalo de Catar» y que, de haberlo hecho, lo habría denunciado, pero el novio de Kaili le ha señalado en su confesión como uno de los implicados en la trama.

8. Luca Visentini: Secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), Visenti, de 53 años, se encuentra imputado por la trama corrupta y en libertad condicional. Muy crítico con Catar hace una década, cuando denunciaba que allí se reducía a los trabajadores a la «esclavitud», las posturas del líder sindical fueron evolucionando con los años hacia posiciones mucho más amables.

Imagen de archivo de Luca Visentini, secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos, durante la convención del Partido Socialista Europeo (PES), celebrada en Madrid en 2019.
Imagen de archivo de Luca Visentini, secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos. EFE/Ballesteros

9. Marie Arena: El nombre de esta eurodiputada socialista francófona belga, de 55 años, se ha relacionado con la trama corrupta desde que estalló el escándalo, incluso antes de que la justicia imputara a una asistente en la Eurocámara de esta exministra belga de la Administración Pública.

Aunque por el momento no pesa ninguna acusación formal sobre Arena, la propia política ha suspendido sus funciones como presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos de la Eurocámara.

10. Asistente parlamentaria: Ha trascendido que entre los imputados hay un asistente parlamentario de Marie Arena, pero aún no se conoce su nombre.

Imagen de archivo de la, hasta ahora, presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos de la Eurocámara, la socialista francófona belga Marie Arena.

Imagen de archivo de la, hasta ahora, presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos de la Eurocámara, Marie Arena. EFE/EPA/Olivier Hoslet

11. Andrea Cozzolino: Europarlamentario socialdemócrata italiano desde 2009, empleaba como asistente en la Eurocámara a Giorgi, el compañero sentimental de Kaili, quien le ha señalado como uno de los implicados en el esquema de sobornos.

El político, de 60 años, era miembro de la Subcomisión de Derechos Humanos de la Eurocámara que preside Arena, y también formaba parte de la comisión de investigación parlamentaria sobre el uso de programas espías como Pegasus, cuyo informe final, aún en proceso de enmiendas, menciona a Marruecos.

12. Abderrahim Atmoun: Es embajador de Marruecos en Polonia y su nombre aparece en el mandato de arresto enviado por Bélgica a Italia para solicitar la detención y entrega de la esposa e hija de Panzieri, sospechosas de haber retirado «regalos» de la trama en la legación diplomática marroquí en Varsovia.

13. Michel Claise: Es el juez belga que instruye la causa de la trama corrupta. Belga, francófono y de 66 años, está especializado en lucha contra la criminalidad financiera, tiene reputación de ser un magistrado sin miedo a investigar asuntos sensibles y se confiesa miembro de la masonería.